CONCEPTO

El sistema de calefacción por suelo radiante consiste en la colocación de un sistema de tuberías que estarán ubicadas en la parte interior del suelo de nuestra vivienda, por las cuales circulará agua caliente sirviendo esto como medio de calefacción del habitáculo. Con esta distribución, conseguiremos un calentamiento global y homogéneo de la superficie, reduciendo de esta manera temperaturas elevadas para poder calentar la misma superficie, y por lo tanto, el ahorro energético y económico.

RÁPIDAS REPARACIONES

Las reparaciones se realizan a través de cámaras termográficas que localizan el punto exacto de la avería de tuberías y conducciones, por lo que las partes no dañadas no se tocan.

CALOR LIMPIO Y SALUDABLE

La calefacción mediante suelo radiante es la que más se asemeja al calor natural. Además, evitaremos los olores, los movimientos de aire en la casa que producen el polvo o el deterioro de la pintura de techos y paredes. Al haber una constante temperatura, la temperatura corporal siempre se mantiene en equilibrio. Recomendable para enfermedades relacionadas con asma o alergias.

GRÉS O SUELO LAMINADO, TU DECIDES

Mediante la instalación de suelo radiante, podrás darle el acabado final al suelo que desees; bien gres cerámico o bien suelos laminados flotantes. Éstos últimos pueden tardar un poco más de tiempo a la hora de calefactar la vivienda, pero la diferencia es mínima. Por otro lado, la madera es mejor aislante térmico, por lo que das dos opciones son igual de buenas. Para ambas opciones, debemos tener en cuenta dejar un plus de altura de planta de unos 10 centímetros, ya contemplado en Moduacero para todas las viviendas que incorporan este sistema de calefacción.

DOBLE AHORRO ENERGÉTICO VS DOBLE GASTO ENERGÉTICO

A la hora de construir una vivienda, así como una reforma de la misma, el importante que la vivienda esté bien aislada. Esto hará reducir su consumo y la sensación de bienestar incrementará, ya que el calor no se “escapa” de la casa. Si la vivienda la tenemos mal aislada, perderemos calor, el gasto energético se multiplicará, y la sensación de confort del suelo radiante disminuirá, ya que aumentará la temperatura del suelo para poder llegar a la temperatura ideal en la habitación. La diferencia de temperatura del suelo puede llegar a ser de 15°.

MÁXIMA SEGURIDAD

Las instalaciones con tuberías de polietileno, así como las pruebas previas al final de la instalación nos indicarán su correcto funcionamiento, por lo que una vez aplicado la capa con aditivo de de mortero de 4 ó más centímetros, lo convertirá en uno de los sistemas más seguros del mercado de la calefacción actual. La aplicación de este aditivo será fundamental para eliminar el aire que pudiera quedarse entre el mortero. Con este método nunca tendremos problemas de sobrepeso sobre el suelo.

ADAPTABLE A TODO

El sistema de calefacción por suelo radiante funciona con multitud de fuentes energéticas, como pueden ser calderas, de gas, gasóleo o biomasa; placas solares, biomasa, geotermia o micro-generación están admitidos.

DECORACIÓN LIBRE

La tendencia moderna a las grandes cristaleras, muebles ajustados, grandes espacios y volúmenes son posibles gracias al sistema de calefacción por suelo radiante. Espacios libres de suelo a techo.

CONTROLA TU CALEFACCIÓN

Gracias al control automático de la temperatura de la vivienda por los termostatos, aprovecharemos el calor generado por la iluminación o radiación solar. Esto, juntado con el reloj programable y la domotización del sistema en nuestro teléfono móvil, podremos programar el encendido y apagado del sistema cuando deseemos y desde donde deseemos.