Concepto

Los radiadores son el sistema clásico más utilizado para calentar la vivienda. Intercambia calor del sistema de calefacción y lo cede al ambiente para la subida global de la temperatura ambiental. Es un sistema por el cual deberemos conectar tubos desde el punto de generación de calor (normalmente caldera) hasta cada punto donde se ubique el radiador, normalmente uno por habitación. Podremos elegir el tamaño de los radiadores según el número de elementos que queramos incorporar, dependiendo del tamaño del espacio a calentar.

Fácil y rápida instalación

Para este sistema de calefacción, uno de lo más clásicos y a la vez más económicos, tendremos la casi seguridad que no vamos a tener problemas económicos ni de plazos de entrega, ya que es uno de los más ágiles en la instalación, así como en sus precios de mercado. Dado el diseño de nuestras fachadas y tabiques en nuestras viviendas Moduacero, aún conseguimos más agilidad en la instalación de los emisores.

Fiabilidad

Si algo tiene la calefacción por radiadores, es, su fiabilidad. Muy ligada a los puntos anteriores, el paso de los años ha hecho demostrar la alta eficiencia de instalación y el casi nulo mantenimiento de los mismos, así como las averías.

Mucha oferta

Dada la cantidad de familias en nuestro país que disponen de radiadores, el mercado nos ofrece una alta variedad de tipos de radiadores, así como de precios. También tendremos la ventaja que casi siempre podremos encontrar repuestos o más elementos para posibles sustituciones.

Controla la temperatura

Como otras alternativas, en los radiadores podremos dirigir y controlar la temperatura de la estancia mediante termostatos, aprovechando ahorro energético durante el tiempo que la fuente de calor no está trabajando.