Industrial

MINIMIZACIÓN DE ERRORES

Como la mayoría de los metalistas, trabajamos en milímetros, y esto, aplicado a la vivienda, nos da una gran ventaja, ya que al fabricarse la estructura de la vivienda en nuestras instalaciones, el riesgo de errores es prácticamente cero.
Por otro lado, al trabajar en naves cerradas hay más posibilidad comprobaciones por parte del arquitecto, ingeniero, empresa ejecutora y cliente final. Esto conlleva a la desaparición de imprevistos. Por otro lado, igual en otros procesos productivos de otros productos, como pueden ser cocinas, puertas, o incluso coches, existe un proceso de industrialización, el cual consiste en diseñar un proceso de fabricación estándar al que únicamente debes cambiar las medidas. Es decir, una empresa de cocinas siempre fabrica las cocinas igual, la diferencia entre una y otra es la forma y las medidas. Con las viviendas pasa igual. Tú decides cómo la quieres y de qué medidas.

REDUCCIÓN DE COSTES

La reducción de costes se produce en gran medida porque estas viviendas se construyen mediante un sistema de “fabricación en serie a medida”, donde todo está prediseñado y estandarizado (industrialización), pero el abanico de elección final es al gusto del cliente. Además, existen otros factores como la climatología, que nos afectan positivamente, ya que dentro de un taller o nave siempre es la misma, no llueve, no hace viento, por lo que el aprovechamiento de la jornada laboral es mayor. Por otro lado, el fácil acceso en talleres a la maquinaria y herramientas repercute en aumento de la capacidad productiva del personal en la misma jornada laboral y por lo tanto, que disminuyan los costes finales.

3A(

CONSTRUCCIÓN INDUSTRIALIZADA

La industrialización en la construcción, tanto residencial como no residencial, destaca por el control y la exactitud a nivel económico, ya que se conoce casi al 100% los materiales necesarios para la obra, el proceso de ejecución de la misma y los plazos de entrega. Por lo que nos afecta positivamente al control de los presupuestos entregados y costes de fabricación.

3C

RÁPIDA EJECUCIÓN

La celeridad en los plazos de ejecución será variable, la cual dependerá del tipo de construcción, así como del modelo concreto. Para modelos de construcciones prefabricadas en stock, el plazo de entrega de la obra será de unos 30 días. Para modelos personalizados, la estructura completa será en alrededor de 45-60 días y la obra entera entregada en 120 días, pudiendo variar por circunstancias imprevisibles.

LIMITACIONES EN LA CONSTRUCCIÓN INDUSTRIALIZADA

El único límite que existe en este tipo de construcción es el económico. Todos los tamaños de los proyectos, construcciones, acabados o accesorios como piscinas o jardines dependerán del presupuesto asignado a la obra.

BENEFICIOS TANGIBLES E INTANGIBLES
Construyendo con Moduacero, obtendrás unas ventajas tangibles, es decir, palpables, a la hora de construir y en momentos futuros, como el ahorro constructivo, dado que el precio de la casa es cerrado; el ahorro energético y sostenibilidad, ya que nuestras viviendas cuentan con calificación energética A; ampliaciones futuras de vivienda, contempladas en la incorporación de más módulos a la construcción principal; reparaciones más accesibles en la casa, ya que el fácil acceso a instalaciones en fachadas y forjados está contemplado en los planos de fabricación.
Por otro lado, obtendrás unas ventajas intangibles, como el aumento de predisposición a construir, la diversión y alegría de hacerte tu casa o el abanico de posibilidades máximas de las que dispones. En definitiva, el poder cumplir el sueño de tu vida sin las demoras de tiempo o sorpresas económicas; focalizar nuestro deseo en lo que de verdad nos entusiasma.