Concepto

La fachada sostenible por excelencia. El Sistema de aislamiento térmico exterior (SATE), se utiliza para el acabado exterior de edificios partiendo como base a partir de aislamiento exterior, normalmente de lana mineral o de poliestileno. Es un sistema integral, económico y con unos resultados térmicos, estéticos y energéticos muy altos.

Ventajas

La eliminación de puentes térmicos, al ser continuo, nos ayudará evitar gasto energético innecesario. También reduce el riesgo de condensación y es permeable al vapor de agua. Es idóneo para rehabilitaciones, ya que al ser acabado exterior, no reduce espacio interior de vivienda.

Sistema

El sistema SATE se adapta a la geometría del edificio, y siempre sin ninguna discontinuidad. Esto ayuda a rebajar hasta el 30% de consumo energético. Los materiales a utilizar son el poliestireno o lana mineral como aislamiento exterior en el espesor que se quiera utilizar.

Después de esto, se refuerzan ventanas y demás vértices con cantoneras, se reviste todo con malla de fibra de vidrio, y se acabará con pintura color a elegir previa imprimación y acabado.

1
2

Flexibilidad estética

El SATE es un sistema que se deja combinar de muchas maneras y acabados. Para fachadas curvas, ángulos irregulares o superficies rugosas en obras de rehabilitación. Los acabados finales puedes elegirlos de color continuo, o por el contrario se pueden combinar de la manera que más guste al cliente.

Revalorizamos el edificio

Para las obras de rehabilitación de edificios antiguos, el SATE es el mejor sistema posible, ya que renovamos la estética del edificio por completo, sin importar lo que hubiera antes revestido. Añadido a esto, aislamos exteriormente todo el edificio, aumentando la sostenibilidad, reduciendo el gasto energético e incrementando el valor de mercado.

4
6
5