Concepto

Las estufas de leña y pellets son un clásico pero no por ello pierden su valor potencial. Compuestos por un hogar, donde se produce la combustión, y por una chimenea, para la evacuación. Fabricadas de chapas metálicas o hierro fundido, nos darán calor según la potencia de la misma, a la estancia, y en plantas superiores de la vivienda, ya que el calor lo dirigirá allí.

Diferencias entre leña y pelet

Algunas de ellas vienen equipadas con ventiladores, que ayudarán a transferir el calor más deprisa. La diferencia entre ambas dos es el material empleado para la generación de fuego, es decir, de calor. La primera utiliza material de biomasa compuesto a través de serrín y virutas.

Produce menos ceniza y hollín que la estufa de leña convencional y el calor alcanza todos los rincones de la casa en menos tiempo que su homónima de leña.

Elemento decorativo de tu vivienda

Para su instalación, deberá tenerse en cuenta su ubicación, en base a recomendaciones previas que en Moduacero estudiaremos, sobre todo, decorativas y de acción calorífica. Has de preguntarte si quieres que sea un elemento protagonista de la habitación o no. Esto variará su ubicación a un sitio central de la instancia, dándole fuerza, o por el contrario, cerca de rincones o columnas.

Ventajas estufas de pelets

Las principales ventajas que conllevan las estufas de pellets son que tienen un alto rendimiento calorífico del material combustible, generan más calefacción al recuperar el calor del humo, el funcionamiento de la estufa de pellets está automatizado, y controlamos la temperatura mediante termostato. Por otro lado, no producen casi CO2, siendo beneficioso para el medio ambiente. Los pellets no ocupan mucho espacio, y su precio es constante, no sufre grandes variaciones. además, su venta es muy accesible.

Ventajas estufa de leña

En el otro lado, las estufas de leña cuentan con un precio de la materia prima muy accesible económicamente, el más barato. Puedes elegir diferentes tipos de leña, como encina, pino, haya, olivo o roble, dependiendo el uso a dar. La leña es de los más seguros combustibles, ya que no tiene riesgo de explosión y es, además, un fruto de trabajo en el ámbito local, ya que no se importa en ninguna ocasión. Además, es muy fácil de encontrar y comprar. En cuestiones estéticas, la estufa de leña tradicional es un elemento decorativo natural, que nos proporciona un ambiente acogedor y de calidez.

Por último, y como cuestión quizá más importante, el precio de instalación de una estufa de leña es muy reducido, una de sus virtudes que demuestra que pasados los años sea uno de los medios de calefacción más utilizado.